Ventajas de estar incluido en una lista de empresas calidad

Las lista de empresas o directorios, son una solución profesional para que las empresas se publiciten en internet, pudiendo recoger toda la información que se desee dar a conocer al público, contenida en la página web y agrupada por sectores y ubicación.

lista de empresas a pagina principal tarjetero

Este tipo de formato hace que los potenciales clientes valoren claramente la información contenida en un directorio de empresas, dado que su contenido es de alta calidad, recogiendo la información más significativa de cada empresa.

Importancia del sistema de gestión de las lista de empresas

La existencia de los directorios de empresas y su modo de gestionar la información, difiere mucho de la forma en que se gestionan las búsquedas en internet por medio de buscadores. Frente a la abrumadora cantidad de reseñas que podremos encontrar en internet cada vez que realizamos una búsqueda, que resulta excesivamente somera y carente de los aspectos mínimos para valorar su contenido, los directorios de empresas incorporan una concisa reseña pero muy representativa de los servicios de que dispone una empresa, con el apoyo de imágenes o logos que la hacen mucho más reconocible.

El directorio de empresas es un servicio gratuito para todos los visitantes y de pago para las empresas que se publicitan, pero el importe a pagar es francamente reducido ya que puede rondar los quince euros mensuales. Frente a esto las ventajas son múltiples, tanto para visitantes como para anunciantes.

Búsqueda optimizada en listas de empresas

Como decíamos los anunciantes pueden obtener resultados efectivos y de calidad, ya que los directorios incorporan motores de búsqueda, agrupando a las empresas por sectores productivos y servicios, así como por su ubicación, bien sea la localidad o el distrito postal donde están ubicados los diferentes comercios. Por ello los clientes disfrutan de una información efectiva y ágil, reduciendo el tiempo destinado a la localización del producto o servicio deseado, con el valor añadido de tener una imagen seria de la empresa seleccionada, lo que redunda en una garantía de servicio, que en ocasiones falta en las relaciones comerciales establecidas por internet.

Por su parte las empresas anunciantes, de una forma cómoda presentan sus productos y servicios, dedicándose a focalizar la atención del visitante sobre el valor añadido que supone contratar con una empresa de nivel. Siendo infinitamente más ágil la localización de la empresa y consecuentemente la captación de nuevos clientes.

Una garantía de Servicio y Calidad.

En definitiva un directorio de empresas supone calidad de servicio y garantía, con un coste muy ajustado para las empresas anunciantes, que se verán claramente compensadas por el incremento de clientes que reporta.

Por ello no hay que hacer esfuerzo alguno por posicionarse, ni competir por aparecer en las primeras posiciones de un buscador, siendo desplazado en ocasiones por otras firmas que no suponen una competencia real, aun cuando trabajen en un mismo sector. Para reafirmarnos en lo expresado, pongamos el caso de que realizamos una búsqueda en internet con el término ‘zapateria valencia’. El resultado puede no ser nada satisfactorio para ese cliente que busca una simple zapatería. En principio porque entre los resultados aparecerán zapaterías de la ciudad de valencia o de la provincia, o porque una zapatería de Valencia de Alcántara, o Valencia en Venezuela. O bien una zapatería llamada Valencia en cualquier ciudad del País.

Evidentemente resulta frustrante y abrumador para el posible comprador empezar a discernir cuales de las reseñas facilitadas le son válidas, y traumático para el empresario, que acaba perdiendo un cliente, por ser desplazado de las posiciones de cabeza del listado, por teóricos competidores realmente inexistentes.

Costes reducidos y alta rentabilidad comercial.

Consecuentemente las ventajas del directorio de empresas se hacen patentes al considerar el bajo coste y la eficacia de resultados obtenidos, siendo la opción más rentable para la empresa anunciante, no solo en lo que respecta al coste económico, sino también al esfuerzo para mantenerse en primera línea.

La otra opción para ser claramente localizables es contratar un servicio profesional de posicionamiento web, pero el esfuerzo económico y de gestión es mucho mayor. Este tipo de gestiones tienen la ventaja de una visibilidad total, al aparecer en los primeros puestos de internet aun cuando no estemos interesados en conocer los productos o la firma anunciante. El hecho de ser la compañía más relevante nos hará conocerla, actuando de una forma similar a la publicidad tradicional, en la que se realizan campañas no para el comprador especifico que busca un producto, sino que lo que se pretende dar a conocer la marca.

Este sistema es más adecuado para las grandes empresas y firmas de proyección nacional, a la búsqueda de mercados potenciales de clientes, siendo mucho más rentable para el comercio en general el captar el consumidor de cercanía con una necesidad real.

Es importante saber también que un posicionamiento web requiere un esfuerzo continuado, pues en definitiva es una competición por una de las plazas de top 10, de tal modo que no solo depende de las estrategias que uno adopte, sino que la respuesta de las empresas competidoras determina el resultado.

Técnicas y alternativas, el posicionamiento Web.

Por ello el coste de un posicionamiento web es bastante más elevado que el correspondiente a un directorio de empresas, y mientras que en este ultimo la página web solo se modifica por criterios efectivos y reales por cambio de producto, el posicionar la página precisará de la incorporación continuada de artículos y enlaces que no obedecen a otro motivo que el de tener constantemente  en renovación la página para que los motores de búsqueda de los exploradores muestren interés por indexar los cambios realizados.

Los directorios de empresas digitalizados, tienen como cualquier sistema informatizado, innumerables ventajas respecto a los tradicionales listados de empresas, ya que permiten una actualización instantánea. La incorporación a un directorio de empresas se hace inmediatamente. Antiguamente las ediciones impresas surgían de la imprenta en periodos determinados, por lo creación de una empresa no era recogida hasta la siguiente edición.  Esto suponía quedar fuera de mercado en ocasiones por un ciclo anual entero y si por algún motivo se producía la renovación de la suscripción en el plazo previsto, desaparecidas de la circulación durante un ciclo productivo, con la repercusión que ello suponía de pérdida de clientes, ya que directorios como las páginas amarillas o la guía QDQ.

En los tiempos actuales que obligan a una readaptación constante para ajustar las estructuras empresariales, se producen innumerables cambios de domicilios sociales, se cierran delegaciones y se cambia de compañía de telecomunicaciones con nuevos números telefónicos. La estabilidad existente en tiempos pasados en los que un comercio era inmutable permitía mantener estructuras estables, y se decía que la tienda ‘de toda la vida’ donde adquiría cierto producto, ahora apenas permanece en el mismo lugar unas pocas temporadas.

De no ser por las nuevas tecnologías informáticas, los listados de empresas tardarían mucho en renovarse y consecuentemente quedarían desfasados en un corto espacio de tiempo.

Existen directorios de empresas gratuitos, que para soportar los costes de explotación insertan propaganda, en ocasiones de los propios anunciantes, este tipo de directorios aumentan rápidamente el número de empresas que realizan inserciones, pero no son tan eficientes para los clientes que los visitan buscando una información determinada, pues deben soportar un volumen de spams o deseados antes de obtener la información requerida.

En general los directorios que para mantener una inserción deben abonar un módico coste mensual, son mucho más eficaces y profesionales. Y así es reconocido por los clientes, reciben un información seria, dado que las empresas anunciantes están comprometidas con el contenido que se traslada al público.